Los Teatros del Canal presentan ¡Viva!, de Manuel Liñán

  • Siete bailaores exploran y bucean en el universo fascinante de lo femenino visto desde lo masculino

 

Los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid presentan el estreno absoluto de ¡Viva!, de Manuel Liñán. Esta coreografía de flamenco en la que siete bailaores exploran y bucean en el universo fascinante de lo femenino visto desde lo masculino estará en la Sala Roja en tres únicas funciones los días 8, 9 y 10 de febrero.

En esta nueva creación Manuel Liñán ha querido resaltar el trabajo de las mujeres creadoras en el flamenco, proponiendo la pluralidad en el baile, abordando las distintas formas existentes y destacando la singularidad de ellas, con siete bailaores que serán los encargados de explorar y bucear en este universo fascinante de lo femenino visto desde lo masculino, quizá como un reclamo al flamenco tradicional que tiene tan delimitados los géneros en el baile. En ¡Viva! los bailaores se permiten experimentar con el mantón y la bata de cola, vestimentas determinantes del movimiento en la mujer flamenca.

Nómada indagaba en la idea del viaje desde lo geográfico, lo físico y lo emocional; Sinergia era un solo que resaltaba su ferocidad y energía como intérprete y Reversible suponía otro viaje, esta vez hacia la infancia y los recuerdos. Estos espectáculos han dejado constancia del sentido escénico y capacidades para la puesta deslumbrante de Manuel Liñán (Granada, 1980), que vuelven a quedar de manifiesto en ¡Viva!.

El jurado que, en 2017, entregó el Premio Nacional de Danza a Liñán se apresuró a destacar “la riqueza de su interpretación que se nutre de diversas influencias, a la vez que ensancha los horizontes del flamenco”. Y ampliar los horizontes de su arte implica, desde luego, innovación y riesgo, pero en su caso le viene desde la necesidad más que de la moda. En sus maneras conviven con total naturalidad la tradición de gran arraigo y la modernidad de su propio tiempo. Muy joven era cuando estrenó, junto a Olga Pericet, su espectáculo Cámara negra (2005), que dejaba de manifiesto el mestizaje de los lenguajes que cohabitan en su propio cuerpo y las ideas autorales, de apertura sin prejuicios, que bullen en su cabeza. Su ascenso meteórico no ignora el buen hacer que le dejaron maestros del flamenco como Carmen Cortés, Manolete, El Güito o Rafaela Carrasco pero tampoco incursiones de riesgo con Teresa Nieto o compañeros de generación como la misma Pericet, Marco Flores o Daniel Doña.

Más información:

https://www.teatroscanal.com/espectaculo/manuel-linan/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .